Cada vez que se acerca el Concurso Provincial de la Croqueta nuestro equipo de cocina se pone manos a la obra para «crear» una propuesta que deleite el paladar de todo aquel que se acerque a Cafetería Rey Alfonso. Este año, en la cuarta edición de este concurso, el resultado final del trabajo en equipo ha sido la Croqueta de espinacas, langostinos y trufa con ajo blanco y pil pil de langostinos.

Pero antes de descubrirte el secreto de nuestra croqueta, vamos a repasar alguna curiosidad en torno a este plato.

¿Conoces el origen de la croqueta?

Croqueta proviene de la palabra francesa croquer que significa crujir. Su variante femenina en diminutivo es croquette.

La croqueta es un plato muy típico de la gastronomía española pero, al contrario de lo que podríamos pensar, no fuimos nosotros quienes lo inventamos.

Los romanos ya comían algo muy parecido a las croquetas pero el verdadero origen de esta presentación culinaria se sitúa en Francia. A partir de aquí hay diversas y variadas teorías.

De lo que sí hay constancia es de que en 1691 aparecen varias «croquets» en el recetario Le cuisinier roial et bourgeois de François Massialot, célebre chef francés y cocinero, por ejemplo, del duque de Orleans. Pero estas croquetas eran bastante diferentes a las que hoy conocemos. Estaban empanadas y fritas pero la masa no se elaboraba con besamel. La primera referencia escrita que se hace a la besamel es en The modern Cook, un libro escrito en 1733 por el francés Vincent la Chapelle, jefe de cocina del conde de Chesterfield. Bautizó su plato en honor a su señor, Louis de Béchameil. Pero no fue hasta 1817 cuando al cocinero Antoine Cámere se le ocurrió la brillante idea de recubrir la bechamel con una capa crujiente. La llamó Croquette à la royale y la sirvió en una cena para el archiduque de Rusia.

Pero sea cual sea su origen lo que está claro es que la devoción que sentimos por las croquetas es tal que, como dijo Ramón Gómez de la Serna, «las croquetas deberían tener hueso para poder llevar la cuenta de las que nos comemos».

El secreto de nuestra croqueta

Ahora sí toca hablar de la nuestra. La Croqueta de espinacas, langostinos y trufa con ajo blanco y pil pil de langostinos está elaborada con una original combinación de ingredientes que, ligada con una besamel jugosa y rebozada con una mezcla de panko (pan rallado japonés) y harina de trigo, se convierte en una deliciosa propuesta.

A continuación te descubrimos en primicia cómo la prepara nuestro equipo de cocina (los ingredientes están calculados para elaborar 40 croquetas aproximadamente):

La croqueta

Ingredientes:

  • 1 Litro de leche
  • 120 gramos de mantequilla
  • 120 gramos de harina de trigo
  • 35 langostinos
  • Sal
  • Pimienta blanca
  • Nuez moscada
  • 10 gramos de trufa
  • 400 gramos de espinaca fresca
  • Panko
  • Huevo

Cómo la elaboramos:

En primer lugar, lavamos las espinacas frescas para utilizarlas posteriormente.

En una cazuela ponemos 120 gramos de mantequilla y freímos en ella los langostinos pelados. Los retiramos una vez fritos. A continuación, echamos las espinacas frescas en la misma sartén en la que hemos frito los langostinos. Cocinamos durante 15 minutos aproximadamente, incorporamos la harina y cocinamos durante 3 minutos más. Después, sin parar de remover, añadimos el litro de leche, salpimentamos y cuando comience a espesar, añadimos los langostinos. Seguimos cocinando hasta conseguir la textura deseada de la masa. Retiramos, cubrimos con papel de horno y dejamos enfriar la masa durante 8 horas en la nevera o en un cuarto frío.

Una vez enfriada la masa para poder trabajarla, hacemos las bolas (de 40- 50 gramos) y las rebozamos en panko mezclada con harina de trigo. Las dejamos en la nevera o abatidor hasta que se enfríen y luego las trabajamos rebozándolas en huevo y nuevamente en panko. Freímos en abundante aceite.

La salsa

Tan importante es conseguir una apetecible croqueta como elegir una salsa adecuada para acompañarla. En este caso nuestro compañeros han elegido ajo blanco y pil pil de langostinos.

Ajo blanco

  • 600 gramos de piñones
  • 8 decilitros de agua
  • 2 dientes de ajo
  • 2 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 2 decilitros de aceite de oliva virgen
  • Vinagre
  • Sal

Escaldamos los ajos. Mezclamos el agua, el pan de molde, los piñones, el ajo y la sal. Trituramos y colamos. Emulsionamos con el aceite de oliva virgen. Añadimos el vinagre y rectificamos al gusto. Enfriamos en el frigorífico.

Pil pil de langostinos

  • Cabezas de langostinos
  • Chorrito de coñac
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen

Sofreímos las cabezas de los langostinos y flambeamos. Añadimos sal y pimienta. Trituramos y pasamos por el chino. Después, dejamos enfriar. Emulsionamos con el aceite de oliva virgen hasta obtener la textura deseada.

Y esto es todo lo que te podemos contar de nuestra croqueta. Te esperamos en futuras ediciones del Concurso Provincial de la Croqueta de Soria. Si te quedas con ganas de conocer otras recetas de nuestra cocina puedes visitar nuestro blog. Encontrarás ricas propuestas.