Pensar en la ciudad de Soria turísticamente hablando es pensar en románico, poesía o, incluso, gastronomía. Pero rara vez lo hacemos en su castillo y en su muralla. La razón es obvia. Apenas quedan vestigios de ambos. Tan solo se conservan restos de la torre del castillo y algunos lienzos de la muralla.

Tuvieron su importancia, y mucha. Por eso, en este post, queremos dedicarles unas líneas.

Soria nació y se desarrolló alrededor de su castillo. Según fue creciendo, la población fue ocupando el collado delimitado al sur por el cerro del Castillo y al norte por el cerro del Mirón. Se fue formando una estructura urbana de hasta 35 pequeños barrios, todos ellos muy próximos y con iglesia propia.

Se convirtió en un lugar estratégico y muy codiciado. Primero para los reinos cristianos y musulmanes, y después  para los reinos de Castilla, Aragón y Navarra. Esto dio lugar a disputas continuas por lo que la necesidad de defenderse era primordial.

El castillo de Soria

Los primeros datos que existen sobre Soria y su castillo son del año 1119. Según los Anales Compostelanos, en esa época se amplió el torreón y el recinto exterior por orden de Alfonso I de Aragón, pues era un punto estratégico para el control fronterizo.

Actualmente apenas quedan restos de él por lo que cuesta imaginar la enorme fortaleza que llegó a ser. Era tal su tamaño que podía dar cobijo a gran parte de la población de Soria en caso de ataque o conflicto. El recinto amurallado ocupaba toda la parte superior del monte.

Sobresalían de él cuatro pequeñas torres, la del homenaje y el lienzo de muralla que bajaba hasta el río Duero, que servía de foso a la fortaleza. En el lado oriental tenía el alcázar con la torre del homenaje, graneros, almacenes y dependencias para el uso como residencia señorial. En el patio central estaba el aljibe. En el este se localizaba la entrada principal, defendida por la torre central y otras dos torres laterales. Este acceso se protegía por una barbacana con otras dos puertas, una al sur y otra al oeste. El flanco norte del conjunto quedaba reforzado por una barrera que lo rodeaba desde el oeste hasta el este.

Los restos del castillo se encuentran en el parque del mismo nombre. Merece la pena subir hasta allí para poder contemplar las mejores panorámicas de la ciudad en un entorno natural con mucho encanto.

Para el que quiera hacerse una idea sobre cómo fue el castillo en su día, puede acercarse a la ermita de San Saturio y ver las pinturas de Juan Antonio Zapata. Allí está representado aunque de manera difusa y distante.

 

La muralla de Soria 

La muralla de Soria fue realmente excepcional. Por su tamaño fue una de las murallas más grandes del reino de Castilla. Se dice que sus dimensiones coincidían con las del muro de la ciudad antigua de Jerusalén. Tenía una extensión de 4.100 metros de perímetro, una anchura de entre 1,70 y 2,50 metros y superaba los siete metros de altura en muchos puntos.

La orografía de Soria hizo que su trazado estuviera condicionado. Había que incluir en su interior los dos cerros, el del Castillo y el del Mirón.

No solo protegía las casas, también incluía los animales y los campos de cultivo. Algo que no resultaba habitual en la mayoría de las poblaciones medievales. Gracias a esta peculiaridad, los sorianos podían resistir largos asedios.

A lo largo de la muralla había seis puertas, cuatro postiguillos (pequeñas puertas abiertas en el recinto) y un portillo (mayor que los postiguillos pero menor que las puertas). De todo sólo se conserva el pequeño postiguillo de San Ginés.

Al igual que el castillo, apenas quedan pruebas de la existencia de esta muralla. Fue durante la Guerra de la Independencia cuando se produjo el deterioro más grave de ambos. El general José Joaquín Durán ordenó su derribo, cumpliendo rigurosamente la orden dada por las Cortes de Cádiz, para evitar que las tropas francesas volvieran a atrincherarse en su castillo.

Existe una ruta de senderismo de la muralla en la que pueden verse en algunos tramos los restos que hoy se conservan. Aquí encontrarás toda la información. Además, si quieres conocer más acerca del castillo y la muralla de Soria te invitamos a visitar las páginas de Soria ni te la imaginas y de Turismo Soria (Ayuntamiento de Soria).